La tierra es del tamaño de B 612

Saint-Exupéry vislumbró que la tierra es pequeña y frágil, que volcanes, baobabs, ovejas y rosas requieren por igual una dosis de cuidado diario, que no hay especies infinitas, ni océanos infinitos.

Quizás fue su mirada desde arriba que le mostró que todo estaba a la mano (Vol de nuit) o esa fidelidad al cumplimiento de los deberes (Citadelle) o la felicidad de los pequeños encuentros a la orilla de un río (Lettre á un ottage) que le hicieron columbrar que realmente el planeta tierra es minúsculo y que sin una preocupación constante podría acabarse.

De esta tierra de campesinos y viñedos vienen algunas de las más sabias palabras para caminar en el Antropoceno: Exupéry, Deleuze, Latour, Kasik.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: