artefactos de técnica y zonas críticas: a día de hoy

WhatsApp Image 2019-06-09 at 12.29.16

La circulación de capturas de pantalla de la red de monitoreo de ventanas de las gráficas en tiempo real de las concentraciones de dióxido de azufre entre los vecinos de Ventanas, tiene un propósito concreto: establecer cómo los mecanismos de validación de las concentraciones ambientales producen lo que llamamos en ciencias, un artefacto de técnica: la necesaria manipulación de los objetos de laboratorio ( sea cerrado o de campo) producen objetos inexistentes, resultados adulterados o a veces, mentiras científicas. Al eliminar elevadas concentraciones de este contaminante y desaparecerlas a la hora de calcular promedios diarios y publicar datos oficiales en regla, podemos decir que el cumplimiento de las normas ambientales en Ventanas es un artefacto de técnica, un objeto científico irreal, inexistente.

El contraste entre esta artefactualidad y la realidad tienen varios puntos.

Quizás el más sencillo sea éste. Los actores de una red semi espontánea semioficial con el simple ejercicio de capturar la pantalla y ponerla en circulación, demuestran una incoherencia, una anomalía que requiere una explicación. Lo que está aquí no está allí. El principio de Lavoisier también se aplica a las trazas científicas, a los móviles innmutables o referencias circulantes.

Pero hay más, también la justicia ha mostrado que hay una anomalía entre normas ambientales y salud de las personas ( se llama justicia ambiental, pero hasta ahora es sólo justicia entre humanos, no hay en el fallo de la Corte Suprema del 28 de mayo ninguna obligación acerca de ecosistemas, biodiversidad, extinciones) . Y que esa anomalía obliga a las instituciones públicas a dar cuenta de ella, a cerrar la brecha, a restaurar una continuidad entre una norma que debe proteger la salud humana y su real efecto o resultado. Pesada tarea, cuando se opone además un principio constitucional a una norma, la brecha se transforma en un asunto jerárquico y de orden. Y más que judicial, político.

Pero hay también un tercer efecto que me parece el más importante. La circulación de esas capturas de pantalla es ya el paso desde una zona de sacrificio a una zona crítica, de las víctimas sacrificiales de occidente a una crítica posoccidental de la situación en la zona, con herramientas técnico-científicas y colectivas, el esfuerzo constructivista de hacer lo común mediante formas de representación de datos, diseño, performance.

Los actores premunidos de sus teléfonos móviles producen una comunidad de saber, buscan establecer un aspecto de la realidad confuso o quizás oscurecido. Al hacerlo recomponen epistemología, política y realidad.

Ventanas está transformándose en una zona crítica. No es sólo un motivo de orgullo este despliegue de saber. También creo que es el camino correcto para salir de un dilema hasta ahora irresuelto: ser el apéndice victimario de una modernización occidental o recuperar la vida politica de un territorio biodiverso.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: