Zen y el arte de comprender la UP

Aparentemente nada más lejano y ajeno que la práctica Zen y la Unidad Popular. Pero a 50 años de la tragedia, es más sencillo comprender algunas conexiones íntimas.

Es cierto que los años 70-73 fueron años de extroversión y mundanidad y que la reflexión personal, la espiritualidad y la meditación parecían innecesarias.

El fracaso de la UP nos enseñó que todo está vinculado con todo. Podríamos hablar de existencia ecológica, si acaso estamos dispuestos a aceptar que la tierra no es ni será una casa grande. Y que a lo mejor, nuestra casa debería ser un pequeño planeta: es decir un lugar abierto, con muchas ecologías.

La crisis de la Unidad Popular ya lo hemos dicho fue una crisis del Antropoceno. Sólo que en esos tiempos se hablaba de los recursos naturales renovables, una crisis del DDT usado para controlar mosquitos o Malatión para la mosca de la fruta.

Pero también la UP fue una salvaje crisis del pensamiento occidental, de los regímenes de policía, de economía y de industrialización.

Y esa crisis de dualismo en dualismo nos ha llevado a este hoy en que pese a tener tanta economía somos más pobres, tanta policía y hemos multiplicado la delincuencia, tanta universidad y hemos llevado la ignorancia y la falta de respeto a los más altos sitiales de la nación, tanto control para terminar caminando en un suelo impregnado de violencia.

Mejor sería pensar la UP como nuestro karma. Una acción que persiste y nos asfixia, de error en error.

En medio de la crisis salvaje de convivencia, que llena de insultos los intercambios en las calles, que tienta a manchar de grafitis las cenizas de lo que este país fue, y sin perspectivas de salida, ZEN es el arte de respirar sentados, sin afán, sin propósito.

Al lado de la inútil transmisión generacional mediante universidades privadas (ya no hay universidades públicas en Chile) en edificios que son pisos y pisos de salas, sillas y data shows, el zen enseña la práctica, en un doyo, con un maestro que revisa la forma en que las manos se enlazan y reconoce allí a su estudiante.

Respirar con el mentón hacia adentro a 50 años de la UP: el arte de comprender lo ocurrido

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: