Coronas, bandas o ramas de canelo?

Desde que apareció el estado en nuestras tierras hace casi 500 años hemos tenido tres grandes símbolos de su presencia.

La corona: ensamblaje cefálico de metales purificados y joyas. Símbolo del extractivismo mas tóxico, el mercurio que purificaba el oro, asesinaba indios y ríos. Guerra colonial contra los pueblos.

La guerra de independencia dió paso a la banda presidencial,siempre acompañada de una espada. Una blandura industrial, cultivo introducido de la seda, europeísmo de los fundadores de la nación-estado.

La constitución porvenir enarbola una rama de canelo. Lo salvaje vuelve a entrar en los salones. El bosque diezmado y bautizado de manera europea, asimilado a la bíblica canela (cinamomo), entra como un torbellino agenciando un nuevo orden, a partir precisamente de ese desequilibrio.

El aŕbol en vez del libro,o más bien, el libro que debe siempre ser primordialmente árbol.

¿Y la hoz y el martillo?

Se equivocan quienes ven en la derrota de la hoz y el martillo -pese a su florecimiento parecido a la quila- solo una torpeza de su vocero. No hay aliento para las máquinas, para los engranajes, el vapor, para el cultivo y el hierro.

Faltan aún los animales que jamás fueron domesticados en américa.

Una vez que ellos empiecen a aparecer estaremos entrando en la cosmopolítica para el antropoceno.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: