Nos pena Chéjov

chejov

Por supuesto. Somos su herencia. Narramos en tiempos pre-convulsivos, la vida cotidiana que anticipa la catástrofe.

Nuestros bronquios sangran los bacilos de una enfermedad de occidente (Brynildsrud O, et als., 2018) y somos kashtanska, perdidos de nuestro amo, haciendo payasadas en cualquier circo y buscando nuestro sitio original.

Seguimos creyendo en la voz de la palabra narrada, en el fractal que cada hecho organiza y esa voz chéjoviana, abanderada con los bosques, las burbujas de la última copa, los presos de la isla de Sajalino, esa voz nos acompaña, nos retorna a su única y poderosa voz hemoptoica.

 

Participa en la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: