¿ADN o flujos? una constitución escrita en movimiento

En abril 25, 1953 la publicación de MOLECULAR STRUCTURE OF NUCLEIC ACIDS en Nature, generó una línea biológica con énfasis en las estructuras. La cibernética ( y su correlato fisiopatológico, la endocrinología) fue opacada y transformada en informática (aseptizada), por esta idea de un centro con un código programado que luego se ejecuta.

También el pensamiento sociológico e histórico se vio copado por las estructuras: del totemismo, de las revoluciones científicas, de los tiempos lentos.

Lo fluido, lo entrelazado,lo indeterminado fue relegado a anécdota.

De pronto, los flujos volvieron de la mano de la geología, que devolvió a la vida su movimiento incesante, sus exploraciones sin límites, su estética generosa, su multiplicidad enredante. La existencia era otra cosa que ADN, las identidades estaban en movimiento, había lugar para el asombro y el placer. Pero también, nos volvimos frágiles, susceptibles de ser intoxicados, transformados, extinguidos.

La constitución que chile empieza a debatir de lleno no puede ser una constitución ADN, una estructura que se ejecuta. Necesitamos una constitución flujo, que permita que la vida la sobrepase y la recomponga, una constitución en movimiento, cargada de valores terrestres, austera, pero bella, vegetariana, nómada, pobre en grasas, rica en oligoelementos, lectora, caminante, escritora, femenina, estrogénica, abierta a la noche, solar, fotosintética, oxigenante.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: